¿Por qué memorizar hechos puede ser clave para el aprendizaje?

¿Por qué memorizar hechos puede ser clave para el aprendizaje?

El psicólogo y docente Marc Smith acaba de publicar en las páginas de The Guardian un interesante artículo sobre la importancia de la memorización:

“Se ha discutido mucho sobre los beneficios, o no, de la memorización en el aprendizaje. Debe tenerse en cuenta que la memorización no significa necesariamente aprender de “memoria” y, de hecho, el aprendizaje de memoria es solo una de las formas en que podemos memorizar cosas. La información se puede memorizar de muchas maneras diferentes y utilizando técnicas específicas (mnemotécnicas, repetición, visualización, etc.) para aprender largas listas de números, las cartas de una baraja, fechas, nombres y cualquier otra cantidad de cosas.

El cerebro humano es bastante bueno aprendiendo. Cada vez que aprende algo nuevo (desde la capital de Francia hasta ir en bicicleta) se forma una conexión entre las neuronas del cerebro; cuanto más se repita lo que se debe aprender, más fuertes se vuelven esas conexiones. Cuanto más mejor.

Las técnicas mnemotécnicas, como el método de loci (o la técnica del palacio de la memoria) fusionan la imaginación, las imágenes y la información previamente almacenadas de tal manera que se mejora la retención y la recuperación. De hecho, les di a mis estudiantes de psicología del año 2012 una lista de 20 palabras para memorizar usando este método y muchos de ellos aún pueden recordar hoy  la lista (en orden). Un estudiante puede incluso recitar la lista hacia atrás y hacia adelante.

¿Pero qué tiene esto que ver con el aprendizaje? ¿Cuál es el interés en aprender una lista de palabras al azar? ¿Quizás memorizar y recitar datos solo sea útil para presumir en las cenas o para impresionar al jefe?

La parte de la memoria con la que trabajamos tiene una capacidad limitada y aunque es muy buena recibiendo datos de nuestra memoria a largo plazo y manipulándolos (como hace muy bien cuando realiza aritmética mental), está limitada a entre cinco y siete elementos. Hay muchas maneras en que podemos aumentar esta limitación, por ejemplo, ‘agrupando’ los elementos para hacerlos más manejables.

Crear contexto es otra forma en que podemos mejorar la forma en que usamos la memoria de trabajo y el contexto a menudo es sobre hechos.

Durante mi curso de psicología inicial a menudo les presento a los estudiantes el siguiente texto (tomado de un estudio realizado en 1972 por los psicólogos John Bransford y Marcia Johnson):

“El procedimiento es bastante simple. Primero, organizas las cosas en diferentes grupos. Por supuesto, un montón puede ser suficiente dependiendo de cuánto haya. Si tienes que ir a otro lugar debido a la falta de instalaciones, éste es el siguiente paso. Es importante no excederse. Es decir, es preferible hacer demasiadas pocas cosas a la vez que demasiadas. A corto plazo, esto puede no parecer importante, pero las complicaciones pueden surgir fácilmente. Un error también puede ser costoso. Al principio, todo el procedimiento te parecerá complicado”.

Una vez que los alumnos han leído el texto, lo retiro y les pido que recuerden todo lo que puedan. El truco es que algunos estudiantes han recibido el texto con el título “Instrucciones para hacer la colada”, mientras que a otros no se les ha dado ningún título. Aquellos estudiantes que han leído el texto dentro del contexto (los hechos asociados con lavar la ropa) pueden recordar mucho más que aquellos que no tienen un contexto en el que basarse.

El contexto es obviamente importante, pero ¿qué tiene esto que ver con la memorización? Conocer los hechos nos ayuda a ubicar otros problemas en su contexto y acceder a habilidades más elevadas de pensamiento. Si los hechos que hemos memorizado son precisos y accesibles, se pueden usar para dar contexto a otras situaciones, si no podemos recordar estos hechos, no podemos colocar nuevos problemas en contexto.

Otro ejemplo de mi propia experiencia como docente proviene de la psicología social de la conformidad. En 1956, el psicólogo Solomon Asch descubrió que las personas darían una respuesta obviamente incorrecta a una pregunta si todos los demás miembros del grupo (que en realidad estaban en connivencia con Asch) dieran primero esa respuesta incorrecta. Una explicación para esto fue que, en el momento del experimento, los Estados Unidos estaban en las garras del macartismo y la gente podría haber preferido no sobresalir entre la multitud. Los estudiantes de historia en mi clase tienden a entender esto porque tienen la información relevante a la que pueden recurrir, mientras que otros estudiantes a menudo están totalmente confundidos. A menudo asumimos que nuestros estudiantes saben estas cosas porque las conocíamos cuando teníamos su edad. En realidad, esto rara vez es el caso.

Por supuesto, algunos estudiantes tienen un mayor conocimiento general que otros y el llamado capital cultural juega un papel importante en el rendimiento académico. Los niños que pueden relacionarse con ciertos textos literarios, por ejemplo, tienen una ventaja inmediata sobre aquellos niños que pueden no tener acceso a cosas como los periódicos y los libros.

La memorización de los hechos puede sentar las bases para un mejor pensamiento y para la resolución de problemas. La recitación constante de las tablas de multiplicar puede no ayudar a los niños a entender los conceptos matemáticos, pero puede permitirles usar lo que han memorizado para tener éxito en aritmética mental más compleja. La memorización, por lo tanto, produce una memoria más eficiente, llevándola más allá de sus limitaciones de capacidad y duración.

Esto no quiere decir que todo el aprendizaje deba basarse en la memorización y esto nunca se ha sugerido. Cualquier buen maestro entiende que una variedad de métodos de enseñanza obtendrá lo mejor de nuestros estudiantes y que estudiantes concretos pueden requerir intervenciones especiales. Sin embargo, existe una cantidad considerable de evidencia que sugiere que una memoria llena de hechos aprende mejor que otra sin ellos.

Publicar un comentario